lunes, 10 de julio de 2017

Uso de los inhaladores en la EPOC

Sigo hablando en esta entrada del tabaquismo y de la EPOC, en concreto hoy trataré del uso de diversos tipos de inhaladores en el tratamiento farmacológico para la EPOC. Este tratamiento debe ser progresivo, adecuándose a la gravedad de la obstrucción y de los síntomas, así como a la respuesta del paciente. Además, hay que valorar la mejora de la sintomatología y de la tolerancia al ejercicio.

El tabaquismo es el factor de riesgo más importante de la EPOC, por lo que dejar de fumar es la principal medida para evitar el desarrollo y progresión de esta enfermedad.
El abandono del tabaco retrasa la pérdida de la función pulmonar y mejora la respuesta a los corticoides inhalados.
Si al final el paciente necesita tratamiento farmacológico, los medicamentos que tenemos hoy en día van a mejorar los síntomas, a reducir la frecuencia y la gravedad de las exacerbaciones, aumentando la tolerancia al ejercicio, pero ninguno va a modificar la progresión de la enfermedad.
A continuación, resumo los medicamentos vía inhalatoria que se utilizan en clínica:


A)BRONCODILATADORES:

Tratamiento base en el manejo sintomático de la EPOC. Para prevenir o reducir los síntomas empleamos broncodilatadores de acción prolongada de manera mantenida, y broncodilatadores de acción corta como rescate. Según su mecanismo de acción tenemos dos grupos:

• Agonistas β2-adrenérgicos: la estimulación de los receptores β2-adrenérgicos activa la adenilciclasa que da lugar a la formación de AMPc y, en consecuencia, a la activación de la protinkinasa A. La broncodilatación se consigue por la relajación de la muscula que se produce al inhibirse la fosforilación de la miosina del músculo y a la reducción de
la concentración de calcio iónico. Existen:

1.De acción corta (SABA): salbutamol y terbutalina.
2.De larga duración (LABA): salmeterol, formoterol e indacaterol.

Los efectos secundarios son consecuencia de su actividad simpaticomimética y son dosis-dependiente. Los principales son taquicardia, temblor, principalmente en pacientes
mayores cuando se usan a altas dosis, y nerviosismo.

• Anticolinérgicos: bloquean la acción broncoconstrictora mediada por el nervio vago al unirse a los receptores muscarínicos del árbol bronquial. De los 5 receptores muscarínicos existentes los más abundantes en el aparato respiratorio son los M1, M2 y M3. Existen:

1.De larga duración (LAMA): tiotropio, bromuro de aclidinio, bromuro de glicopirronio.
2.De acción corta (SAMA): ipratropio, oxitropio.

El efecto secundario más frecuente es la sequedad de mucosas, sobre todo de boca, que no suele requerir la interrupción de la medicación al desaparecer espontáneamente. También se ha descrito retención urinaria, disuria, mareos, somnolencia y estreñimiento.

Metilxantinas: antagonista de los receptores adenosínicos actuando sobre las prostaglandinas e inhibiendo las fosfodiesterasas. La teofilina tiene un efecto broncodilatador y de mejoría clínica. No es tratamiento de primera línea.


B)CORTICOIDES:

Van a actuar a través del receptor corticoideo presente en la membrana celular produciendo un efecto antiinflamatorio. En EPOC se han realizado diversos estudios que demuestran que los corticoides inhalados son capaces de inhibir la inflamación local de manera análoga a los corticoides orales. Esta acción antiinflamatoria es dosis-dependiente.

Los corticoides inhalados solo deben usarse en pacientes con EPOC estable grave o muy grave (FEV1, 50%) que sufren frecuentes exacerbaciones.

Los efectos secundarios más importantes de estos corticoides inhalados son efectos adversos locales como candidiasis faríngea y afonía.


TIPOS DE DISPOSITIVOS DE INHALACIÓN


1)CARTUCHOS PRESURIZADOS: pMDI:





En el cartucho es donde se encuentra el fármaco en forma de suspensión o solución de partículas en un líquido. Este líquido es el propelente que pasa a fase gaseosa cuando entra en contacto con el aire después de la salida a presión del envase, convirtiéndose en aerosol y utilizándose para transportar el fármaco hacia los pulmones al inspirar.
La válvula dosificadora permite liberar una dosis predeterminada, controlada y reproducible del fármaco en cada pulsación.

El envase externo es de plástico y es donde se albergan las dos piezas anteriores.





Hay diferentes tipos:

-Dispositivos inhaladores presurizados de dosis medida convencionalesconstan de un cartucho-bombona presurizada a 5 atmósferas con una capacidad de unos 10 ml albergando el fármaco en forma de suspensión.


-Dispositivos inhaladores presurizados de dosis medida de partículas extrafinas (Modulite®)el fármaco se encuentra en solución por lo que no es necesario agitarlos antes de su uso. Existe mayor depósito pulmonar. Las partículas producidas por este dispositivo son más finas (cosa que hace que alcancen y se depositen en vías aéreas más pequeñas), además la velocidad de emisión es más lenta por lo que facilita la coordinación de la inhalación, el impacto orofaríngeo es menor y se minimiza el efecto frío-freón (posible interrupción de la inspiración por el frío del propelente en la faringe).




2)CÁMARAS DE INHALACIÓN:


Esto dispositivos se intercalan entre el pMDI y la boca del paciente. Simplifican la técnica y optimizan la eficiencia de los pMDI, ya que reducen la velocidad de llegada del aerosol a la boca y favorecen la evaporación del propelente. También se generan partículas de menor tamaño. Podéis ver su uso en el siguiente enlace:

http://benderapotheker.blogspot.com.es/2013/12/uso-de-las-camaras-de-inhalacion_17.html

3)INHALADORES DE POLVO SECO:

Estos dispositivos tienen el medicamento en forma de polvo que es liberado desde un depósito formando un conglomerado con lactosa que se desagrega gracias a las turbulencias que genera el paciente con el flujo inspiratorio. El aerosol que se genera es heterodisperso con partículas de diferente tamaño: las de lactosa de mayor tamaño (20-25 μm) impactan en la orofaringe, mientras que las del fármaco penetran hacia vías aéreas inferiores ya que son de menor tamaño (1-2 μm).
Se activan con la inspiración, no haciendo falta la coordinación entre inspiración y pulsación, pero necesita de flujos inspiratorios mayores (30-60 l/min) que en los dispositivos presurizados (pMDI), por lo que no son útiles ni en niños ni en personas con obstrucción severa y aguda de las vías aéreas.



a)Dispositivos monodosis: El medicamento se almacena dentro de cápsulas de gelatina dura que se introduce manualmente en el depósito y es perforada por el dispositivo. La inspiración tiene que ser profunda y se pueden realizar dos maniobras inspiratorias para asegurar la total administración del fármaco.
Disponibles: Aerolizer®, Handihaler®, Breezhaler®.



El último inhalador en aparecer ha sido Forspiro®, el primer medicamento de prescripción en España que incorpora la tecnología del código BIDI, gracias a este código, el paciente tiene la posibilidad de acceder a un vídeo explicativo en el que se dan instrucciones sobre cómo utilizar de manera correcta el inhalador. Este vídeo está disponible en la página web de la AEMPS (https://cima.aemps.es/info/80249).



b)Dispositivos multidosis: El medicamento se encuentra en un reservorio en el existe un depósito y un sistema dosificador o se precarga en el propio dispositivo por la existencia de alveolos.
Disponibles: Accuhaler®, Turbuhaler®, Easyhaler®, Genuair®, Twisthaler®, Nexthaler®, Ellipta®, Spiromax®, sistema Respimat
®.















4)NEBULIZADORES:

Existen de dos tipos:

• Neumáticos o jet: se utilizan para convertir un líquido en una atomización de pequeñas gotas mediante la fuerza de un gas presurizado. Se recomienda un patrón respiratorio lento, a volumen corriente, intercalando inspiraciones profundas y evitando la hiperventilación.

• Ultrasónicos: convierten la energía eléctrica en ondas ultrasónicas de alta frecuencia que
pasan a través de la solución generando un aerosol en la superficie.


(FUENTES: SEPAR,  CURSO 'EPOCA' DE SEFAC)

miércoles, 14 de junio de 2017

Espirómetros y su uso.

En esta ocasión he decidido continuar con el tema de efectos del consumo de tabaco en ciertas patologías respiratorias dado que este consumo es el factor de riesgo más importante de la EPOC (enfermedad que se caracteriza por una limitación persistente al flujo aéreo, que normalmente es progresiva y se asocia a una respuesta inflamatoria acentuada y crónica de las vías respiratorias y los pulmones ante la exposición a partículas o gases nocivos). La supresión del hábito tabáquico es la principal medida para evitar el desarrollo y progresión de esta enfermedad. 
Os hablo a continuación, de una técnica para la valoración y seguimiento de la función pulmonar de estos pacientes con EPOC que están expuestos al humo del tabaco: la espirometría. Es una prueba que estudia el funcionamiento pulmonar analizando, en circunstancias controladas, la magnitud absoluta de los volúmenes pulmonares y la rapidez con que el paciente es capaz de movilizarlosLa espirometría es una técnica aparentemente sencilla, pero de ejecución compleja, por lo que requiere personal experto. 

También es necesario que la persona que vaya a someterse a la prueba entienda bien las maniobras que tiene que realizar antes de empezar y con la habilidad suficiente para que estas maniobras sean suficientemente fiables para que después se puedan interpretar correctamente. 
La espirometría se dividen en: absolutas (no se aconseja la prueba) o relativas (es necesario realizar una valoración individualizada de la relación beneficio/riesgo)

                                             (ESPIRÓMETRO)



El día en que se programa la espirometría hay que entregar al paciente las instrucciones por escrito importantes para realizar la prueba:

-No fumar en las horas previas.


-Evitar comida copiosa previa y alcohol. 

-Evitar estimulantes previos como café o té. 


-No hacer ejercicio físico antes de la prueba.

-No haber tomado la medicación broncodilatadora inhalada entre 6 y 24 horas antes de la prueba (dependiendo de qué tipo de medicación se esté tomando). 


Como la prueba pone en relación los datos obtenidos con otros de referencia de una población sana con características similares al examinado, hay que introducir en el equipo, el sexo, edad, peso y talla del paciente para establecer la comparación. La duración de esta prueba varía en función de la habilidad del paciente, pero aproximadamente es de 20 segundos. 
¿Y cómo se lleva a cabo? Es sencillo, el paciente se sienta erguido en una silla sin cruzar las piernas y sin ropa ajustada, con la espalda apoyada en el respaldo. Para la realización de la prueba se coloca al paciente una pinza nasal. Hay que intentar dar instrucciones claras y precisas.
La prueba consiste en respirar primero lentamente con normalidad y luego tras expulsar de manera natural y completa el aire que tenga en sus pulmones, se coloque la boquilla frunciendo los labios a su alrededor, sin morderla, y a continuación efectúe una espiración lo más rápida y fuerte que pueda, manteniendo la espiración hasta que no pueda expulsar más aire.
Se aconseja realizar un mínimo de 3 intentos y un máximo de 8, con pausas de recuperación intermedias.

Podéis ver cómo se hace una espirometría en este vídeo de la SEPAR RESPIRA:

https://www.youtube.com/watch?v=_h4C7YHihMg

El resultado de esta prueba dará muchos valores de la función pulmonar, entre ellos, los más importantes serán la capacidad pulmonar y el grado de obstrucción de los bronquios.

                                       

(BOQUILLAS DESCHABLES DEL ESPIRÓMETRO)


Más sobre la Cesación tabáquica:

https://www.youtube.com/watch?v=CGqgk0VnvEE


(FUENTES: 'Convivir con la EPOC', SEPAR; Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC); Abordaje del tabaquismo en farmacia comunitaria.)

martes, 25 de abril de 2017

Embarazo y tabaco

En el embarazo el mito de que la abstinencia es peor que seguir fumando no es cierto, el monóxido de carbono compite con el suministro de oxígeno al feto, disminuyendo la llegada de oxígeno a éste. 
La nicotina cruza fácilmente la placenta, siendo sus concentraciones en el feto más altas que en los niveles maternos, además, la nicotina se concentra en el líquido amniótico y en la leche materna, pudiendo tener consecuencias graves en los fetos y en los bebés de las madres fumadoras.

Por eso, dejar de fumar al principio del embarazo es lo mejor. Bajar el número de cigarrillos no debe ser el objetivo, éste tiene que ser la eliminación total del consumo de cigarrillos. 

A continuación os dejo un vídeo donde resumo todos los problemas que va a causar el humo del tabaco sobre el feto y el bebé:




#Stoptabaco31mayo                        #Stoptabacoembarazo

martes, 28 de febrero de 2017

Cooxímetro, monóxido de carbono (CO) y carboxihemoglobina (COHb)


¿Sabes qué es el  aparato de la foto?. Es un cooxímetro, va a medir el nivel de monóxido de carbono (CO) en aire espirado.

¿Para qué usamos el cooxímetro?. Lo usamos en el diagnóstico del tabaquismo y nos va a permitir un mejor conocimiento de las características del fumador. 

Hay una relación directa entre el número de cigarrillos consumidos y los niveles de CO en el aire espirado por el fumador, cuánto mayor número de cigarrillos haya fumado, mayores niveles de CO en aire espirado.

A veces, existen algunos casos en los que fumadores de consumo alto tienen unos bajos niveles de CO y al revés. Es debido, a que la cantidad de CO en aire espirado depende de la cantidad de humo que llega al pulmón y de su permanencia en él.
Es posible, que fumadores de pocos cigarrillos diarios tengan altos niveles de CO en su aire espirado porque aspiran profundamente el humo, y fumadores con mucho consumo que no traguen apenas humo y tengan valores bajos niveles de CO.

El uso de la cooximetría tiene muchas ventajas:

-Conociendo las cifras de CO en su aire espirado tiene un mejor conocimiento del daño que el tabaquismo le está causando en su organismo.

-Observar el descenso rápido de la concentración de CO en la primera visita después de iniciar la abstinencia respecto del nivel existente cuando aún fumaba resulta motivador, porque es un resultado tangible del esfuerzo que está haciendo.
Ayuda al fumador en su proceso de sensibilización y abandono del consumo del tabaco.

-Nos sirve a los profesionales para detectar si el fumador sigue con su abstinencia.


¿Cuál es la técnica para la correcta realización de la cooximetría?:

1- El paciente debe realizar una inspiración profunda y mantener una apnea de 15 segundos.

2- Luego, debe realizar una espiración lenta, prolongada y completa a través de la boquilla del cooxímetro.



3- Transcurridos unos segundos, el indicador del cooxímetro se estabiliza y marca el número exacto de ppm (partes por millón) de CO en el aire que espira:


.Niveles > 10 ppm de CO en el aire espirado corresponden a pacientes fumadores.

.Niveles de 5 a 10 ppm corresponden a fumadores esporádicos o de bajo consumo.

.Niveles < 6 ppm corresponden a pacientes no fumadores.


Estos niveles de CO en ppm se corresponden con los niveles de Carboxihemoglobina (COHb) en nuestro organismo.
Si el paciente es fumador, su Hb transportará más CO que O2 y tendrá una mala oxigenación general.

¡¡RECUERDA!!: #Stoptabaco31mayo


(FUENTES: Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Fundación Respira. Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC); Abordaje del tabaquismo en farmacia comunitaria.)

viernes, 27 de enero de 2017

¿Qué sabes del Helicobacter pylori?

A menudo a la farmacia, nos llegan pacientes que nos traen recetas con el tratamiento médico para el Helicobacter pylori, no es de extrañar, ya que esta infección afecta aproximadamente al 50% de la población española.

El Helicobacter pylori es un bacilo gram negativo que se aloja en la mucosa del estómago, dicha infección se adquiere habitualmente en la infancia, y puede causar gastritis crónica y ulcera péptica, además de ser un posible factor de riesgo del cáncer gástrico.
También aumenta la posibilidad de que los pacientes tratados con antiinflamatorios no esteroideos desarrollen úlcera.
Un diagnóstico adecuado y un tratamiento eficaz son esenciales en la práctica clínica.

Hay diferentes métodos diagnósticos:

1) Los métodos no invasivos:

-Test de urea en el aliento*: que s
e basa en la capacidad de la ureasa producida por H. pylori para hidrolizar una solución de urea previamente marcada con 13C o 14C. Si la bacteria está presente, la actividad ureasa desdobla el enlace 13C-urea, incrementando la proporción del isótopo de carbono espirado.
Identifica la infección activa, tiene un valor predictivo alto y es útil antes y después del tratamiento erradicador.

-Test del antígeno en heces y pruebas serológicas: medición de anticuerpos específicos. La detección de antígeno bacteriano en heces es económico, pero menos sensible y específico.
Se puede hacer también un test serológico para la detección de anticuerpos IgG para HP (ELISA), es económico y puede tener un valor predictivo positivo aceptable.


2) Los métodos invasivos:

-Test rápido de la ureasa: consiste en poner en contacto una muestra de la mucosa con un medio líquido que contiene urea y un indicador de pH; si existe actividad ureasa, el pH del medio se modifica, produciéndose un cambio de color.

-El cultivo y la histología: detección del microorganismo mediante el estudio de muestras obtenidas por biopsia gástrica. Son, por lo tanto, técnicas que precisan de una endoscopia, generando incomodidad al paciente.



TRATAMIENTOS ERRADICADORES DE ELECCIÓN EN ESPAÑA 

Dado que la bacteria es cada vez más resistente a los antibióticos, se deben realizar tratamientos cada vez más largos y con más antibióticos para mantener la eficacia de los mismos.
El tratamiento lleva un protector de estómago y varios antibióticos para eliminar el Helicobacter pylori, curar la gastritis y/o la úlcera, e intentar mejorar o aliviar los síntomas, evitando que se vuelva a repetir.

Los cambios en los tratamientos y la creciente evidencia disponible al respecto, ha hecho que se organizara en 2016 la IV Conferencia Española de Consenso sobre el tratamiento de la infección por Helicobacter pylori, donde se actualizan las recomendaciones sobre el tratamiento de la infección por H. pylori
De esta manera, las recomendaciones tanto en primera como en segunda línea serán los tratamientos cuádruples con o sin bismuto, generalmente prescritos durante 14días. 

El tratamiento recomendado como primera línea será la terapia cuádruple sin bismuto concomitante, formado por:

.Inhibidor de la bomba de protones (IBP): 
Esomeprazol 40 mg, 1 comprimido cada 12 horas.
.Claritromicina: 
Claritromicina 500 mg, 1 comprimido cada 12 horas.
.Amoxicilina:  
Amoxicilina 500 mg, 1 comprimido cada 12 horas.
.Metronidazol: 
Metronidazol 250 mg, 2 comprimidos cada 12 horas.

Dicha medicaciones se tomarán juntas después del desayuno y después de la cena durante los 14 días prescritos.
Algunos efectos secundarios que pueden aparecer son: mal sabor de boca, vómitos o nauseas, diarrea, dolor de tripa, llagas o heridas en la boca o la lengua, erupción de la piel y picor genital.
Después del tratamiento hay que confirmar la eliminación de la infección mediante el Test del aliento*, acudiendo a esta prueba en ayunas, sin fumar desde ese día y sin tomar ningún antibiótico el mes anterior ni ningún protector de estómago al menos 14 días antes.
Si el paciente ha tenido o tiene úlcera gástrica, se confirma la desaparición del H. pylori por medio de una endoscopia.

En dicho Consenso se revisan también con detalle otras alternativas de tratamiento tanto de primera línea como de rescate.




Hay una novedad terapéutica en España desde 2016, aunque hasta el momento es muy escasa la experiencia y la evidencia científica, que es Pylera® (una cápsula con bismuto, tetraciclina y metronidazol) administrado durante 10 días junto a un IBP (inhibidor de la bomba de protones), que mejorará muy probablemente el cumplimiento terapéutico.





(FUENTES: Guía Fisterra de Helicobacter Pylori, Gisbert  J.P. Infección por Helicobacter Pylori, IV Conferencia Española de Consenso sobre el tratamiento de la infección por Helicobacter pylori,© 2016 Elsevier España) 

sábado, 31 de diciembre de 2016

Os deseo un muy Feliz Año 2017!!

Os deseo un nuevo año 2017 cargado de nuevos proyectos y de muchos nuevos deseos. Espero que se cumplan y que el nuevo año sea bueno para todos!

Disfrutad con vuestras familias y amigos. Nos vemos por aquí el próximo año.


lunes, 21 de noviembre de 2016

Parasitosis internas por nematodos

El parasitismo es un tipo de asociación biológica entre organismos de diferentes especies, en la que uno de ellos (el parásito) obtiene beneficio de esta relación y vive a expensas del otro (hospedador o huésped), causándole daño generalmente. El parásito entonces, amplía su capacidad de supervivencia utilizando a otras especies para que cubran sus necesidades básicas y vitales, que no tienen por qué ser necesariamente cuestiones nutricionales.

Las parasitosis internas o endoparasitosis son producidas por endoparásitos y son las que mayor impacto tienen sobre la salud del huésped. Entre los endoparásitos más frecuentes que afectan al ser humano en nuestro medio se encuentran: G. lamblia, Criptosporidium, Blastocystis hominis (B. hominis), Ascaris lumbricoides, Enterobius vermicularis, Echinococcus granulosus (E. granulosus) y Leishmania infantum.


Me centraré en dos parasitosis internas por nematodos frecuentes en España y en los tratamientos recomendados. Estos tratamientos suelen ser iguales para toda clase de helmintiasis, habiendo casos de parasitosis no endémicas en nuestro país debido a la movilidad internacional con propósitos comerciales o turísticos. 


TABLA I. Clasificación de las principales parasitosis intestinales.
Protozoos
  1. Afectación exclusivamente digestiva: Giardiasis: Giardia lamblia
  2. Afectación digestiva y potencialmente en tejidos:
    1. Amebiasis: Entamoeba histolytica/dispar
    2. Criptosporidiasis: Cryptosporidium
Helmintos
        1. Nemathelmintos o nematodos o gusanos cilíndricos:
  1. Afectación exclusivamente digestiva:
    • –  Oxiuriasis: Enterobius vermicularis
    • –  Tricocefalosis: Trichuris trichiura
  2. Afectación digestiva y pulmonar:
    • –  Ascariosis: Ascaris lumbricoides
    • – Anquilostomiasis o uncinariasis:
      -  Ancylostoma duodenale
      - Necator americanus
  3. Afectación cutánea, digestiva y pulmonar:
                       – Estrongiloidiasis: Strongyloides stercoralis 

     2. Plathelmintos o cestodos o gusanos planos:

         a. Afectación exclusivamente digestiva:
  • –  Himenolepiasis: Hymenolepis nana
  • –  Teniasis: Taenia saginata y solium
         b. Posibilidad de afectación digestiva y potencialmente en tejidos:            

            – Teniasis: Taenia solium: Cisticercosis


OXIURIASIS

Es la parasitosis más frecuente en nuestro medio en los niños en edad escolar y está producido por el nematodo Enterobius vermicularis. Es un cuadro de escasa relevancia clínica, pero es frecuente que afecte a todos los miembros de una familia. El ser humano es el único huésped conocido.

Ciclo biológico: se adquiere por la ingestión del huevo larvado de este helminto, a partir del cual se libera una larva en el intestino delgado que se convierte en adulto en el ciego. Las hembras grávidas migran hasta la región anal principalmente por la noche, cuando el individuo tiene menor actividad. En los márgenes anales liberan los huevos que terminan su proceso embrionario entre 4 y 6 horas, formándose una larva, con la que el huevo resulta infectante, situación que facilita la autoinfección por el ciclo ano-mano-boca.



Clínica: la mayoría de las personas infectadas están asintomáticas. La manifestación clínica más frecuente es el prurito anal y nasal de predominio nocturno aunque puede ocurrir durante todo el día. En algunos niños se pueden observar alteraciones del sueño, irritabilidad y rechinar de dientes. Los síntomas digestivos son infrecuentes, pero algunos pacientes pueden tener dolor abdominal intermiten- te. Como complicaciones, se puede presentar vulvovaginitis en las niñas, por la penetración del parásito en los genitales femeninos, debido a la proximidad con la región anal. En ocasiones, también puede causar apendicitis por la localización del parásito en esta zona.

Tratamiento: se administra una dosis única de mebendazol (100 mg) o albendazol, si bien es aconsejable repetir a las dos semanas. Otras alternativa es el pamoato de pirantel, especialmente en el embarazo. Además, el empleo tópico de albendazol consigue disminuir el prurito anal. Se recomienda tratar a todo el núcleo familiar.


ASCARIASIS

Se trata de una de las parasitosis de mayor difusión en el mundo y está producida por el nematodo Ascaris lumbricoides.


Ciclo biológico: realizan parte de su ciclo biológico en los suelos, donde los huevos desa- rrollan un embrión en su interior. Al ser ingeridos por el hombre por el consumo de alimentos o agua contaminados o al llevarse las manos sucias a la boca, se produce la liberación de las larvas en el intestino delgado. Las larvas penetran la pared intestinal hasta el torrente sanguíneo para continuar con un ciclo migratorio pasando por hígado, corazón, pulmón, vías aéreas superiores y, al ser deglutidas, pasan nuevamente al aparato digestivo, donde finalmente se establecen en el intestino en su forma adulta.




Clínica: esta enfermedad cursa con una sintomatología muy variable; generalmente es asintomática en el adulto y es en el niño donde vemos la sintomatología más llamativa, en el que suele observarse: disminución de peso, anorexia, retardo del crecimiento, dolores de tipo cólico, diarreas que alternan con períodos de estreñimiento, nerviosismo e irritabilidad, prurito nasal y/o anal, urticaria, salida del parásito por vía bucal o por el ano. La invasión pulmonar puede producir un cuadro de bronquitis asmatiforme. 

Tratamiento: el objetivo del tratamiento es eliminar las lombrices con medicamentos como albendazol o mebendazol (100 mg/12 h, 3 días). Hay veces que es necesario extirpar las lombrices qui- rúrgicamente en casos de obstrucción intestinal, de las vías hepáticas o infección abdominal.  



Debido probablemente a razones de tipo comercial, la mayor parte de los antihelmínticos en el mercado son agentes contra nematodos. Los derivados imidazólicos han alcanzado un lugar de preeminencia por su eficacia y amplio espectro de acción. Esta última cualidad es útil en infestaciones mixtas.
Para tratar infestaciones por cestodos o trematodos el único medicamento disponible en España es la dietilcarbamazina. Cualquier otro fármaco tiene que ser solicitado a través de los Servicios de Medicamentos Extranjeros del Ministerio de Sanidad o Comunidades Autónomas.

Como la prevención es el principal instrumento de lucha contra este tipo de enfermedades, los farmacéuticos comunitarios tenemos un papel fundamental como educadores sanitarios. Así que entre los consejos para disminuir la propagación de estas enfermedades citaré los siguientes: 

Desparasitar periódicamente a los animales domésticos.

No consumir carnes o verduras crudas.
No utilizar excrementos como abono para el cultivo de hortalizas. 
Prevenir las parasitosis congénitas mediante el control sanitario de las mujeres embarazadas.
En caso de viaje a zonas tropicales, solicitar asesoramiento sanitario en el departamento de sanidad exterior de la comunidad autónoma y adoptar las medidas de profilaxis indicadas en caso necesario. 
Lavarse las manos antes de la ingesta de alimentos y después de ir al baño.

(FUENTES: Parasitosis comunes internas y externas. Consejos desde la oficina de farmacia. Raquel Olalla Herbosa, M. José Tercero Gutiérrez; Parasitosis intestinales. Protocolos diagnóstico-terapéuticos de la AEP; Centers for Disease Control and Prevention (CDC))
-->

martes, 20 de septiembre de 2016

Plantas medicinales conventuales del libro 'El nombre de la rosa'

Retomo las entradas en el blog, hablando de uno de mis libros preferidos El nombre de la rosa, cuyo autor Umberto Eco ha fallecido a principios de este año.
Recupero los fragmentos del libro donde aparecen algunas de las plantas medicinales usadas en esta abadía del siglo XIV, y que ilustra magníficamente la medicina y botica de la época medieval.

En los monasterios del siglo XIV se encontraba la ciencia más avanzada, con las traducciones e ilustraciones de los libros de los clásicos como Aristóteles, Hipócrates, Dioscórides, Galeno y otros muchos realizadas en el scriptorium, conformando así, las excelentes bibliotecas sobre plantas medicinales y textos médicos (además de otras muchas materias) de los monasterios.

Además, en los monasterios se dejaba un trozo del huerto* donde se cultivaban las plantas medicinales más habituales y poseían una habitación donde se secaban y guardaban esta plantas, llamada pocionario. Esta habitación solía estar llena de  alambiques, morteros, balanzas, instrumentos de vidrio y loza, frascos, jarros y vasijas con diferentes preparaciones, pócimas y compuestos que previamente el monje herbolario (boticario) había elaborado a partir de la extracción de los simples (plantas medicinales).
Luego, los monjes herbolarios redactan los ‘hortulis’, ‘horti’ y ‘hortus sanitatis’ para enseñar a otros monjes la elección, el cultivo y la recolección de plantas medicinales.

(Foto: Daniela Schabenstiel)

En El nombre de la rosa, el monje herbolario es Severino da Sant’Ernmerano, que además, estaba a cargo del huerto, de los baños y del hospital de la abadía donde se centra la aventura del monje franciscano Fray Guillermo de Baskerville y de su discípulo, el novicio Adso de Melk.




* “(…) Después del portalón (que era el único paso en toda la muralla) se abría una avenida arbolada que llevaba a la iglesia abacial. A la izquierda de la avenida se extendía una amplia zona de huertos y, como supe más tarde, el jardín botánico, en torno a los dos edificios -los baños, y el hospital y herboristería- dispuestos según la curva de la muralla.

Seguidamente os muestro los capítulos donde aparece el monje herbolario hablando con Guillermo sobre algunos tipos de plantas medicinales.

En este capítulo Guillermo de Baskerville y Adso de Merk conocen a Severino, el monje herbolario:

Primer día

HACIA NONA

Donde Guillermo tiene un diálogo muy erudito con Severino el herbolario.

(…) En verano o en primavera, con la variedad de sus hierbas, adornadas cada una con sus flores... Pero incluso en esta estación el ojo del herbolario ve a través de las ramas secas las plantas que crecerán más tarde, y puedo decirte que este huerto es más rico que cualquier herbario, y más multicolor, por bellísimas que sean las miniaturas que este último contenga. Además, también en invierno crecen hierbas buenas, y en el laboratorio tengo otras que he recogido y guardado en frascos.

Así, con las raíces de la acederilla se curan los catarros, y son una decocción de raíces de malvavisco se hacen compresas para las enfermedades de la piel, con el lampazo se cicatrizan los eczemas,
triturando y macerando el rizoma de la bistorta se curan las diarreas y algunas enfermedades de las mujeres, la pimienta es un buen digestivo, la fárfara es buena para la tos, y tenemos buena genciana para la digestión, y orozuz, y enebro para preparar buenas infusiones, y saúco con cuya corteza se prepara una decocción para el hígado, y saponaria, cuyas raíces se maceran en agua fría y son buenas para el catarro, y valeriana, cuyas virtudes sin duda conocéis."

En este segundo capítulo Guillermo y Severino hablan sobre los venenos y conocemos más sobre el laboratorio:

"Segundo día

MAITINES

Donde pocas horas de mística felicidad son interrumpidas por un hecho sumamente sangriento.

-¿Tienes venenos en el laboratorio? -preguntó Guillermo, mientras nos encaminábamos hacia el hospital.
-También los tengo. Pero depende de lo que entiendas por veneno. Hay sustancias que en pequeñas dosis son saludables, y que en dosis excesivas provocan la muerte. Como todo buen herbolario, las poseo y las uso con discreción. En mi huerto cultivo, por ejemplo, la valeriana. Pocas gotas en una infusión de otras hierbas sirven para calmar al corazón que late desordenadamente. Una dosis exagerada provoca entumecimiento y puede matar.

(…) El cuerpo de Venancio, lavado en los baños, había sido transportado allí y yacía sobre la gran mesa del laboratorio de Severino: los alambiques y otros instrumentos de vidrio y loza me hicieron pensar (aunque sólo tuviese una idea indirecta del mismo) en el laboratorio de un alquimista. En una larga estantería fijada a la pared externa se veía un nutrido conjunto de frascos, jarros y vasijas con sustancias de diferentes colores.

-Una hermosa colección de simples -dijo Guillermo-. ¿Todos proceden de vuestro jardín?

-No -dijo Severino-. Muchas sustancias, raras y que no crecen en estas zonas, han ido llegando a lo largo de los años, traídas por monjes de todas partes del mundo. Tengo cosas preciosas y rarísimas, junto con otras sustancias que pueden obtenerse fácilmente en la vegetación de este sitio. Mira…alghalingho pesto, procede de Catay, me la dio un sabio árabe. Aloe sucotrino, procede de las Indias, óptimo cicatrizante. Ariento vivo, resucita a los muertos, mejor dicho, despierta a los que han perdido el sentido. Arsénico: peligrosísimo, un veneno mortal para el que lo ingiere. Borraja, planta buena para los pulmones enfermos. Betónica, buena para las fracturas de la cabeza. Almáciga, detiene los flujos pulmonares y los catarros molestos. Mirra

-¿La de los magos? –pregunté.

-La de los magos, pero aquí sirve para evitar los abortos, y procede de un árbol llamado Balsamodendron myrra. Esta otra es mumia, rarísima, producto de la descomposición de los cadáveres momificados, y sirve para preparar muchos medicamentos casi milagrosos. Mandrágora officinalis, buena para el sueño...

-Y para despertar el deseo de la carne -comentó mi maestro.

-Eso dicen, pero aquí no se la usa de esa manera, como podéis imaginar - sonrió Severino-. Mirad esta otra -dijo cogiendo un frasco-, tucia, milagrosa para los ojos.

-¿Y ésta qué es? -preguntó con mucho interés Guillermo tocando una piedra apoyada en un estante.

-¿Esta? Me la regalaron hace tiempo. La llaman lopris amatiti o lapis ematitis. Parece poseer diversas virtudes terapéuticas, pero aún no las he descubierto. ¿La conocéis?
-Sí -dijo Guillermo-. Pero no como medicina. Extrajo del sayo un cuchillito y lo acercó lentamente a la piedra. Cuando el cuchillito, que su mano desplazaba con mucha delicadeza, estuvo muy cerca de la piedra, vi que la hoja hacía un movimiento brusco, como si Guillermo hubiese perdido el pulso, cosa que no era posible, porque lo tenía muy firme. Y la hoja se adhirió a la piedra con un ruidito metálico.

-¿Ves? -me dijo Guillermo-. Atrae el hierro.

-¿Y para qué sirve?

-Para varias cosas que ya te explicaré. Ahora quisiera saber, Severino, si aquí hay algo capaz de matar a un hombre.

Severino reflexionó un momento, demasiado largo diría yo, dada la nitidez de su respuesta:
-Muchas cosas. Ya te he dicho que el límite entre el veneno y la medicina es bastante tenue, los griegos usaban la misma palabra, pharmacon, para referirse a los dos.

En este siguiente capítulo capítulo se habla sobre un frasco que contiene la sustancia que creen que usaron para impregnar las hojas del libro y envenenar a todo aquel que pase sus hojas con el dedo humedecido en saliva.

Umberto Eco escribió a un amigo biólogo para que le dijese un fármaco con capacidad para absorberse por la piel al tocarlo, al decirle que no conocía ninguno, decide que el pigmento negro en los dedos y ápices de lenguas de los muertos es la sustancia viscosa y amarillenta robada en el hospital de la abadía:

"Cuarto día

LAUDES

Donde Guillermo y Severino examinan el cadáver de Berengario y descubren que tiene negra la lengua, cosa rara en un ahogado. Después hablan de venenos muy dañinos
 y de un robo ocurrido hace años

-El universo de los venenos es tan variado como variados son los misterios de la naturaleza -dijo. Señaló una serie de vasos y frascos que ya habíamos tenido ocasión de admirar, dispuestos en orden, junto a una cantidad de libros, en los anaqueles que estaban adosados a las paredes-. Como ya te he dicho, con muchas de estas hierbas, debidamente preparadas y dosificadas, podrían hacerse bebidas y ungüentos mortales. Ahí tienes: datura stramonium,
belladona, cicuta… pueden provocar somnolencia, excitación, o ambas cosas. Administradas con cautela son excelentes medicamentos, pero en dosis excesivas provocan la muerte.

-¡Pero ninguna de esas sustancias dejaría signos en los dedos!

-Creo que ninguna. Además hay sustancias que sólo son peligrosas cuando se las ingiere, y otras que, por el contrario, actúan a través de la piel. El eléboro blanco puede provocar vómitos a la persona que lo coge para arrancarlo de la tierra. La ditaína y el fresnillo, cuando están en flor, embriagan a los jardineros que los tocan, como si éstos hubiesen bebido vino. El eléboro negro provoca diarreas con sólo tocarlo. Otras plantas producen palpitaciones en el corazón, otras en la cabeza. Hay otras que dejan sin voz.

(…) -Sabes mucho de venenos -observó Guillermo con un tono que parecía de admiración.

Severino lo miró fijo, y sostuvo su mirada durante unos instantes:
-Sé lo que debe saber un médico, un herbolario, una persona que cultiva las ciencias de la salud humana.

(…) Reconozco que tampoco yo lograba imaginarme a Venancio o Berengario dispuestos a comerse o beberse una sustancia misteriosa que alguien les hubiera ofrecido. Pero la rareza de la situación no parecía preocupar a Guillermo.

-En eso ya pensaremos más tarde -dijo-. Ahora quisiera que tratases de recordar algún hecho que quizás aún no has traído a tu memoria, no sé, que alguien te haya hecho preguntas sobre tus hierbas, que alguien tenga fácil acceso al hospital…

-Un momento. Hace mucho tiempo, hablo de años, lo guardaba en uno de estos estantes una sustancia muy poderosa, que me había dado un hermano al regresar de un viaje por países remotos. No supo decirme cuáles eran sus componentes. Sin duda, estaba hecha con hierbas, no todas conocidas. Tenía un aspecto viscoso y amarillento, pero el monje me aconsejó que no la tocara, porque hubiese bastado un leve contacto con mis labios para que me matara en muy poco tiempo. Me dijo que, ingerida incluso en dosis mínimas, provocaba al cabo de media hora una sensación de gran abatimiento, después una lenta parálisis de todos los miembros, y por último la muerte. Me la regaló porque no quería llevarla consigo. La conservé durante mucho tiempo, con la intención de someterla a algún tipo de examen. Pero cierto día hubo una gran tempestad en la meseta. Uno de mis ayudantes, un novicio, había dejado abierta la puerta del hospital, y la borrasca sembró el desorden en el cuarto donde ahora estamos. Frascos quebrados, líquidos derramados por el suelo, hierbas y polvos dispersos. Tardé un día en reordenar mis cosas, y sólo me hice ayudar para barrer los potes y las hierbas irrecuperables. Cuando acabé, vi que faltaba justo el frasco en cuestión. Primero me preocupé, pero después me convencí de que se había roto y se había mezclado con el resto de los desperdicios. Hice lavar bien el suelo del hospital, y los estantes…

(FUENTES: Eco U. El nombre de la rosa. Barcelona: Editorial Lumen; 1985, Eco U. Apostillas a El nombre de la rosa. Barcelona: Editorial Lumen; 1985, Lizarraga, Rafael de Boticas monásticas benedictinas. 1963)
Se ha producido un error en este gadget.